Muchas veces, dada su expansión, hablamos del cáncer sin conocer exactamente qué es y cómo se origina. Por ello, aquí hablaremos de qué es el cáncer, algo muy importante para todos y especialmente para aquellas personas que conviven con esta dura enfermedad.

 

Qué es el cáncer, una definición sencilla

 

Se denomina “cáncer” a un conjunto de enfermedades que están relacionadas por el modo en que se originan en el organismo. Este factor común consiste en que algunas de nuetsras células comienzan a dividirse sin pausa y se expanden por los tejidos que están a su alrededor. Cuando nos preguntamos qué es el cáncer, esta es la respuesta más básica que podemos encontrar, pero vamos a explicar esto con más detalle.

El proceso habitual de regeneración celular pasa primero por el crecimiento, tras lo cual las células se dividen con el objeto de formar nuevas células según el cuerpo las necesita. Pero las células envejecen y se deterioran, por lo que mueren y dejan lugar a las nuevas.

Cuando alguien tiene cáncer este proceso celular meticuloso no se da de esta misma manera, sino que cuando las células envejecen, se dañan y presentan anormalidad, sobreviven en lugar de morir y se crean células nuevas que el cuerpo no necesita. Las células nuevas, a las que podríamos llamar “adicionales”, pueden dividirse en un proceso ininterrumpido y formar una masa a la que denominamos “tumor”.

 

qué es el cáncer

 

Los diferentes tipos de tumores sólidos

 

Muchos tipos de cáncer forman masas de tejido anormales que no tienen quistes y/o líquidos; estos tumores son denominados “tumores sólidos” (como los carcinomas, los linfomas o los sarcomas, por ejemplo; el cáncer de sangre, sin embargo, no suele formar tumores sólidos). Los tumores sólidos pueden ser cancerosos o no cancerosos, malignos o benignos, respectivamente.

Muchas veces hablamos de tumor “bueno” y “malo”, sin saber exactamente qué es el cáncer benigno y maligno. Aquí presentamos la carcaterización básica de ambos tipos de tumor:

Si un tumor es canceroso o maligno, puede extenderse o invadir los tejidos cercanos al lugar donde se haya instalado el tumor. Si el tumor crece algunas de sus células pueden desprenderse de él y desplazarse e instalarse en diferentes lugares del cuerpo a través del sistema linfático o circulatorio, con lo que pueden formar nuevos tumores alejados del inicial.

 

Los tumores benignos: nada que temer

 

Los tumores no cancerosos o benignos no se extienden ni invaden los tejidos cercanos al lugar donde se ha instalado el tumor. Pueden asustarnos, y mucho, porque a veces son muy grandes, pero al ser extirpados por norma general no vuelven a aparecer, al contrario de lo que ocurre con los cancerosos, que pueden aparecer nuevamente. El único tumor benigno realmente peligroso para nuestra vida es el tumor benigno de cerebro; una de las complicaciones que pueden darse y dependiendo de su tamaño, es que el tumor desplace el líquido cefalorraquídeo y los vasos sanguíneos lejos de su lugar habitual, con lo que podría producirse una hernia cerebral, que frecuentemente es mortal.

Seguiremos hablando del cáncer y sus procesos, convencidos de la importancia que tiene para todos que seamos conocedores de este tipo de enfermedades.