El melanoma es el cáncer de piel más peligroso que hay. Los últimos datos recogidos por la AEDV (Academia Española de Dermatología y venereología) afirman que el cáncer de piel ha aumentado considerablemente en el último cuarto de siglo. La AEDV este año inició su campaña anual de preveción del melanoma en abril de este año y dado su crecimiento constante a lo largo de los años (casi un aumento del 40% entre el año 2008 y el 2012); cierto es que cada vez se hacen más diagnósticos precoces, lo cual acrecenta los porcentajes, pero es necesario extremar las precauciones para prevenir el cáncer de piel.

El melanoma, si se diagnostica en su fase inicial, se cura sin inconveniente en la gran mayoría de los casos, prueba de ello es que el aumento en el número de pacientes con esta enfermedad no supone un aumento del melanoma como causa de muerte; a pesar de ello, mueren aproximadamente 1000 personas al año por esta causa. Por ello es importante saber cómo prevenir el cáncer de piel y actuar en consecuencia.

Las causas que inciden en el aumento de personas afectadas por esta enfermedad, se deben, según fuentes de la propia AEDV, a tres factores clave: la capa de ozono está en constante dismunución, lo cual implica que hay un nivel mayor de radiación ultravioleta sobre la superficie de la tierra, lo cual implica, a su vez, que existe un claro riesgo de exposición excesiva a los rayos UV; por otra parte, pasamos mucho tiempo continuado exponiéndonos al sol y, por último, el envejecimiento de la población. Y nos advierten de que hemos de replantearnos nuestro contacto con el sol en sus épocas fuertes para prevenir el cáncer de piel.

 

prevenir el cáncer de piel

Las recomendaciones básicas que nos dan desde la AEDV con respecto a la prevención del cáncer de piel en relación a nuetsra relación con el sol son: que los niños no tomen el sol, no tomar el sol en las horas de mayor intensidad, taparse del sol y usar un buen fotoprotector de la forma adecuada. Es absolutamente fundamental que los niños y adolescentes usen protector solar, ya que al parecer la mayor parte de la radiación que recibimos durante nuestra vida nos llega antes de los 18 años.

Otra recomendación efusiva que hacen desde la AEDV es no usar las cabinas de bronceado, pero insisten más en la idea de que los centros que ofrecen este servicio deberían estar obligados a incluir en las cabinas información sobre el riesgo de contraer cáncer de piel al usarlas y que cada cual decida. En Australia, por ejemplo, se han prohibido este tipo de cabinas y el cáncer de piel ha dismunuído, desde entonces, en un 30%; este dato dice mucho sobre la insalubridad del bronceado artificial.

Debemos tomar nota, protegernos adecuadamente y si tenemos alguna duda, por mínima que sea, consultarla con nuestro médico, la prevención puede salvarnos la vida.