El melanoma es una enfermedad cancerígena que se da en cualquier área de la piel y que surge al formarse células cancerosas malignas en las células que aportan melanina o color a la piel, y por ello son denominadas clínicamente “melanocitos”.

El melanoma es uno de los dos tipos de cáncer de piel, el otro tipo se conoce frecuentemente como “no melanoma”, y el primero es el menos frecuente. Entre los cánceres de piel no melanomatosos los más frecuentes son los carcinomas de células escamosas y basales. Las células escamosas son delagas y planas y se encuentran en la zona superior de la piel; las basales, sin embargo, son redondas y se encuentran justo bajo las escamosas. Es probable que el melanoma se extienda a tejidos próximos y se desplace a otras zonas del cuerpo, cosa que no es en absoluto frecuente en los no melanomatosos.

cáncer de piel o melanoma

El melanoma cutáneo se produce mayoritariamente entre adultos, aunque es también posible que niños y adolescentes padezcan esta enfermedad. Y, entre los adultos, las mujeres suelen presentar melanoma en las extremidades superiores e inferiores, brazos y piernas, mientrasq ue los hombres suelen presentar melanoma en alguna parte del tronco.

Factores de riesgo del  melanoma

Es importante conocer los factores de riesgo del melanoma o cáncer de piel, aquello que aumenta considerablemete el riesgo a sufrir esta enfermedad. Si necesita más información sobre los factores de riesgo del melanoma, no dude en consultar con su médico especialista.

El cambio de apariencia de un lunar en la piel, la aparición de lunares, el cambio de apariencia o pigmentación en una zona de la piel, son aspectos importantes a tener en cuenta. Si estás en alguno de estos casos, no dudes en visitar a tu médico, con ello podrás prevenir el cáncer de piel.

Un factor de riesgo considerado es tener la piel clara, pecosa, que no toma color ante la exposición solar o que toma color parcialmente, en unas zonas pero no en otras, así como que esa piel clara se queme con facilidad. También lo es tener los ojos claros y el cabello rubio o pelirrojo. (Esto no siginifica que una persona con la piel oscura no pueda padecer un melanoma, cualquiera puede sufrir esta enfermedad, pero tales casos no se consideran factor de riesgo).

La exposición ante factores ambiente como la radiación, los solventes y otro tipo de químicos, también aumenta el riesgo de sufrir melanoma, así como la exposición directa durante grandes periodos de tiempo a la luz solar, ya sea o no natural.

Tener muchos lunares pequeños y/o tener algunos lunares de gran tamaño así como tener antecendentes familiares con lunares extraordinarios.

Un sistema inmune débil o debilitado supone un riesgo también para la aparición de melanoma.

También constituye un factor de riesgo haber sufrido previamente un melanoma o tener antecedentes de melanoma en la familia, así como haber sufrido potentes quemaduras de sol, de las que dejan ampollas, en el pasado, sobre todo el la infancia o en la adolescencia.

Síntomas y signos del cáncer de piel

Si un lunar cambia de color, cambia de forma o cambia de tamaño, tiene unos bordes no regulares, presenta más de una tonalidad, provoca picazón en la piel, sangra o supura, se produce un cambio de color en la piel o aparecen lunares nuevos próximos a lunares ya existentes, en cualquiera de estos casos, es recomendable acudir a un especialista.

Para identificar un melanoma pueden hacernos una biopsia, que puede ser de varios tipos, raspado, punción e incisional/escisional (habitualmente se recomienda solicitar una segunda opinión) y/o un examen de la piel. Si ya se ha encontrado el cáncer de piel puede que se haya propagado y es posible que se generen confusiones (si se ha extendido al pulmón puede parecer perfectamente un cáncer que se inició en el pulmón, y por ello en ests casos se hacen una serie de biopsias especiales para la correcta identificación del origen del problema).

El tratamiento para este cáncer de piel puede variar, en función del estadio en el que éste se encuentre. Puede tratarse con cirugía, con terapia dirigida, con inmunoterapia, con quimio o radioterapia. Para saber más puede dirigirse a la Asociación Española Contra el Cáncer.

 

Cada vez hay más casos de melanoma, por lo que es especialmente aconsejable proteger la piel y los labios de la luz solar, con cremas y bálsamos de alta protección, no exponerse por periodos muy largos y tener en cuenta todas las indicaciones que hemos visto.