Una de las enfermedades de transmisión sexual comunes es la clamidia, o, mejor dicho, la infección por clamidia o clamidiasis. La clamidia es una bacteria que se transmite fundamentalmente por contacto sexual y tanto hombres como mujeres pueden sufrir una infección de este tipo.

Es posible contraer una infección por clamidia al mantener relaciones sexuales vaginales, anales u orales con otra persona que tenga la infección. Las zonas que pueden verse infectadas son: la vagina, el pene, el ano, la uretra, el cuello del útero, la garganta y los ojos.

Es una infección que puede repetirse si tiene contacto sexual con una persona infectada, aunque usted ya la haya tenido antes y aunque haya sido tratada convenientemente en su momento.

La infección por climidia es una enfermedad silenciosa, por así decir, ya que no siempre manifiesta síntomas, de hecho, habitualmente no manifiesta síntomas. Si presenta síntomas, lo hará en un plazo de una a tres semanas aproximadamente, tras el contagio.

Síntomas de la infección por clamidia en mujeres y hombres

Según la Dra. Inés Bombí, Especialista en Ginecología y Obstetricia y médico consultora de Advance Medical, una de cata cuatro mujeres que padecen la infección por clamidia presenta síntomas.

En las mujeres la infección comienza habitualmente en la matriz, concretamente en el cuello, lo que provoca una inflamación en el cérvix, a lo que llamamos “cervicitis”. Al tener cervicitis se ve el cuello inflamado, rojizo a causa del aumento de sangre en esa zona, hinchado y al rozarlo sangra fácilmente.

Los síntomas frecuentes, cuando se muestran, son: un aumento de flujos vaginales, dolor o molestias en la pelvis, al mantener relaciones sexuales y al orinar (también puede sentirse escozor) y sangrado tras las relaciones sexuales.

Los hombres presentan síntomas en un 50% de los casos y, cuando se manifiestan, éstos son: escozor o sensación de quemazón al orinar, dolor rectal y testicular y la secreción rectal o por el pene.

Diagnóstico de clamidia y tratamiento

Lo habitual es hacer un cultivo celular, que es distinto a los cultivos a los que estamos acostumbrados, ya que la bacteria de la clamidia se aloja en el interior de las células, por lo que un cultivo ordinario no la detecta.

Tratamiento

La infección es bacteriana y por lo tanto el tratamiento es antibiótico. Si la persona infectada mantiene relaciones sexuales constantes con una o varias personas, éstas deben realizar también el tratamiento como medida preventiva.

El tratamiento para la infección por clamidia es altamente eficaz.

Complicaciones de la clamidiasis

La clamidia ha de ser tratada y el tratamiento ha de completarse, según la prescipción médica. De no hacerlo, la infección puede complicarse y causar serios problemas, sobre todo de tipo reproductivo.

En las mujeres estas complicaciones pueden terminar en una enfermedad pélvica, que puede derivar en la incapacidad para concebir y dolores crónicos en la zona baja del abdomen. Además, existe risgo de embarazo ectópico, que es el embarazo que se produce fuera del útero (por eso le llaman también “embarazo extrauterino”) y frecuentemente conlleva la pérdida gestacional y dependiendo del caso puede suponer un riesgo para la mujer.

En los hombres esta infección puede derivar en una inflamación del epidídimo, que es el órgano que da acogida a los espermatoizoides, donde éstos maduran. Esta inflamación en el epidídimo puede causar esterilidad.

Tener en cuenta que…

Si al manetener relaciones sexuales la otra persona es un hombre, o varios, puede contraer igualmente la infección por clamidia pese a que no eyacule.

Si es mujer, está embarazada y tiene la infección, ha de saber que es probable que le transmita la infección a su bebé durante el parto por el contacto con la sangre de la mujer o con los fluídos de la vagina. También puede darse el caso de que el neonato nazca con conjuntivitis o con neumonía.

Las mujeres que sufren infección por clamidia durante el embarazo tienen más riesgo de tener un parto prematuro e, igualmente, estos bebés suelen nacer con un peso menor del habitual.

La prevención consiste básicamente en hacer uso del preservativo al mantener contacto sexual.