Ébola es el nombre que recibe un virus que al infectar a una persona o a un primate no humano, desencadena una enfermedad vírica aguda y muy grave. A esta enfermedad se la conoce como EVE (Enfermedad por Virus de Ébola). En este artículo veremos qué es el Ébola, cómo y dónde se transmite y sus síntomas habituales.

 

Qué es el Ébola

 

¿Qué es el Ébola y cómo se transmite?

 

El virus del Ébola se transmite fundamentalmente con el contacto con animales salvajes y una persona infectada puede propagarlo en comunidades humanas con el contacto. Habitualmente se entiende que el Ébola se contagia por contacto indirecto o directo con las secreciones corporales o con sangre. Es una enfermedad que afecta a los seres humanos y a los monos, gorilas y chimapancés (es decir, a los primates que no son humanos).

La infección se genera con el contacto con la sangre, las mucosas o con otras secreciones, como la saliva, el semen, la orina, las heces, etc., de personas que ya están infectadas. En menos casos pero también posible, el Ébola puede contagiarse cuando las membranas mucosas de un animal sano, susceptible de ser contagiado, entran en cotacto con algún objeto que haya sido contaminado por las secreciones de un paciente infectado con el virus (una prenda de ropa o una aguja utilizada, por ejemplo).

Sabemos cómo se transmite pero, ¿qué es el Ébola exactamente? Se trata de una enfermedad infecciosa viral y aguda, que produce fiebre hemorrágica tanto en humanos como en primates. Está causdo por el virus homónimo, el cual fue estudiado y descrito por primera vez en 1976. Esta infección posee una alta tasa de mortalidad y suele presentarse en forma de brotes o epidemia.

 

¿Dónde se concentran los brotes?

 

Se dan brotes de Ébola sobre todo cerca de la selva tropical, en África central y occidental, y en la mayoría de los casos se producen en aldeas aisladas, pero los grandes brotes afectan también a grandes núcleos de población. Estos brotes dejan tras de si unas elevadísimas tasas de mortandad, que pueden oscilar entre el 25% y el 90%. Recordaremos sin hacer un esfuerzo el brote de ébola del 2014 que afectó a varios países de África occidental, como Liberia, Sierra Leona y Guinea, dejando tras de si millares de fallecidos -más de 11.000 personas- y que registró casos puntuales en Estados Unidos y en algunos países de Europa (en España, imposible olvidarse del caso de Teresa Romero).

Aunque hace años que sabemos qué es el Ébola, aún se desconoce la causa en origen de este virus. Lo que sí se conoce gracias a los avances en la investigación es que este virus es huesped natural de un tipo de murciélago, conocido como murciélago frugívoro, que es de la familia Pteropodidae.

 

Síntomas comunes de la enfermedad de Ébola

Ahora que ya sabemos qué es el Ébola y dónde se concentra el virus, es el momento de conocer mejor sus síntomas.

– Debilidad en gran intensidad             – Disfunción renal y hepática

– Aparicición súbita de fiebre                – Fuertes dolores musculares

– Vómitos                                             – Fuertes dolores de cabeza

– Diarrea                                              – Fuertes dolores de garanganta

– Erupciones cutáneas                         – Hemorragias (internas y externas)

Los síntomas suelen aparecer entre los 3 y los 12 días de exposición al virus.

Datos sobre el contagio del virus

Para llegar a comprender verdaderamente qué es el Ébola y cómo funciona, conviene agregar unos cuantos datos sobre su contagio y cuáles son las complicaciones últimas de la enfermedad.
La muerte es causada por complicaciones asociadas a los síntomas, como un fallo multiorgánico, por ejemplo, y suelen registrarse entre el 6º y el 16º día de enfermedad. Se puede decir que no ha habido ni un solo caso grave que haya mejorado a partir de los 6-11 días.

Los enfermos de Ébola pueden contagiar el virus mientras éste se mantenga presente en las secrecciones y en la sangre.

Los pacientes fallecen por complicaciones (fallo multiorgánico, choque séptico) entre el día 6 y el 16 de la enfermedad. Ningún caso grave mejora a partir de los seis a once días.

Los pacientes son contagiosos mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. El virus del Ébola se concentra en el semen hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad.

Desde el momento de la infección hasta la aparición de los síntomas, lo que llamamos incubación, pueden pasar entre 2 y 21 días.

En el siguiente post veremos las medidas de prevención contra el Ébola, los tipos del virus de Ébola que existen, hablaremos sobre el diagnóstico y sobre los tratamientos.